Future of WorkEl Sector Legal se Queda en Casa: Análisis ante el nuevo Paradigma

En palabras de Vegecio, autor del tratado “Epitoma rei militaris”, sobre usos militares del ejército romano, se advierte a aquel “quien deseara la paz, debiera prepararse para la guerra”. Sin querer hacer una comparación absoluta con la situación de excepcionalidad que se vive en todo el Mundo con un escenario de guerra, es cierto que hay muchos factores que hacen sencilla una asimilación más cercana a esta, que a un estado de Paz Social. A...
Catenonblog2 años ago59214 min

En palabras de Vegecio, autor del tratado “Epitoma rei militaris”, sobre usos militares del ejército romano, se advierte a aquel “quien deseara la paz, debiera prepararse para la guerra”.
Sin querer hacer una comparación absoluta con la situación de excepcionalidad que se vive en todo el Mundo con un escenario de guerra, es cierto que hay muchos factores que hacen sencilla una asimilación más cercana a esta, que a un estado de Paz Social. A pesar de haberse declarado el Estado de Alarma hace semanas, de que la práctica totalidad de industrias y actividades profesionales estén volcadas en la reconversión y ayuda al servicio público, de que surjan hospitales de campaña, la libertad de circulación y movimiento estén limitadas y que eslóganes políticos y mensajes en prensa nos animen a dar lo que esté en nuestra mano para vencer al enemigo, no nos podemos olvidar de nuestros clientes y de las necesidades de su negocio. Por su claridad, tomaré prestada la afirmación que Walt Disney compartió con su equipo de Disneyland en California para que recordaran que siempre, y bajo cualquier situación, siguieran mejorando su producto y su servicio: “We have to keep plussing our show. If we ever lose our Guests, it will take us ten years to get them back”.

 

Suerte de continuidad

Con el despacho en casa, es tiempo de analizar nuestra preparación como profesionales del Derecho para responder frente a nuestros clientes. Adelantando la respuesta a la pregunta: lo ideal, sin duda, es que pase lo que pase allá fuera, la prestación de nuestros servicios tenga siempre una suerte de continuidad. Muchos hablan de las consecuencias que esta pandemia traerá consigo y de los datos que la hacen más grave que las anteriores crisis globales, y de qué es lo que está en nuestras manos para hacer que el vagón de la montaña rusa en la que estamos subidos deje de bajar lo antes posible para lograr que montar en esta atracción no pase por matarnos. Ahora toca hacer lo máximo con lo que tengamos -que no es poco-, pero tratemos en la próxima ocasión de contar con más recursos que los palos y piedras, como aventuró Albert Einstein.

Analizaremos varios vectores para entender los medios que nos permitirán alcanzar ese fin y conocer qué prácticas y procesos son mejorables. En palabras de otro tratadista bélico, Sun Tzu, autor de “El Arte de la Guerra”: “Hay que valorarla [la guerra] en términos de cinco factores fundamentales, y hacer comparaciones entre diversas condiciones de los bandos rivales, con vistas a determinar el resultado de la guerra. El primero de estos factores es la doctrina; el segundo, el tiempo; el tercero, el terreno; el cuarto, el mando; y el quinto, la disciplina”. Analizaremos estos factores agrupándolos en dos: los exógenos –el tiempo y el terreno-; y los endógenos -la doctrina, la disciplina y el mando-. Permítaseme la licencia de adoptar en esta tribuna un lenguaje bélico, tan alejado de la realidad de una gestión de personas eficiente.

En cuanto a los primeros -el tiempo (que “significa el Ying y el Yang, la noche y el día, el frío y el calor, días despejados o lluviosos, y el cambio de las estaciones”) y el terreno (que “implica las distancias, y hace referencia a dónde es fácil o difícil desplazarse, y si es campo abierto o lugares estrechos, y esto influencia las posibilidades de supervivencia”)-, ante un escenario adverso como el que estamos sufriendo, ¿es posible reducir su repercusión de cara al servicio que prestamos a nuestros clientes?


¿Es posible reducir su repercusión de cara al servicio que prestamos a nuestros clientes?

Sí, es posible. Y la tecnología es la respuesta. Tal y como pone de manifiesto Richard Susskind en su obra “Online Courts and the Future of Justice”, para los profesionales ajenos al mundo del Derecho, esta respuesta puede parecer obvia, pero no lo es tanto para algunos juristas. Y es que, objeciones legales, éticas, sociales, culturales, emocionales, técnicas, operativas y hasta de corte psicológico se han argüido para posicionarse en contra de la idea de una administración de Justicia (en sentido amplio) no presencial u online. Estos razonamientos ignoran el hecho de que los ciudadanos no tengan especial aprecio a la manera en la que se administre esa Justicia, sino a sus resultas. Sin duda, si lo anterior puede obtenerse de una forma menos costosa, más efectiva, rápida y práctica para nuestros clientes, llevando consigo la desaparición de los modelos tradicionales, esas nuevas alternativas deberían ser bienvenidas.

Sobre los segundos -la doctrina (entendida como “aquello que hace que el pueblo esté en armonía con su gobernante, de modo que le siga donde sea, sin temer por sus vidas ni a correr cualquier peligro”), la disciplina (que “ha de ser comprendida como la organización del ejército, las graduaciones y rangos entre los oficiales, la regulación de las rutas de suministros, y la provisión de material militar al ejército”) y el mando (que “ha de tener como cualidades: sabiduría, sinceridad, benevolencia, coraje y disciplina”)-. ¿Es posible fomentar e implementar en nuestros despachos prácticas ágiles, hábitos de trabajo, materiales, plataformas, comportamientos, y seleccionar a profesionales que encajen en ellos y que los aviven?

 

¿Es posible fomentar e implementar nuevas prácticas?

Sí, también es posible. Analicemos ahora nuestros procesos, nuestras instalaciones -físicas y online-, las herramientas con las que trabajamos día a día, la tecnología a la que damos uso y el apoyo de la alta dirección a las metodologías no presenciales y al teletrabajo. ¿Se fomentan por parte de la compañía cambios en estos ámbitos? ¿Se anima a la flexibilidad profesional y se ofrecen horarios adaptados? ¿Somos conscientes de las necesidades de nuestros clientes? ¿Les preguntamos y nos adaptamos a ellas? ¿Utilizamos la tecnología para algo más que automatizar antiguos procesos o implementamos cambios útiles en nuestros servicios y que aportan valor añadido al cliente?

 

Las habilidades para los nuevos profesionales del Derecho.

Sin perjuicio de una sólida formación y conocimiento técnico, es importante que revisemos también las habilidades que buscamos en la selección de los nuevos perfiles que reclutamos, el talento que desarrollamos y premiamos en el seno de nuestra compañía. Necesitamos organizaciones que fomenten y alienten la inteligencia emocional, la capacidad para resolver problemas complejos, la creatividad, la toma de decisiones y la orientación al cliente, profesionales excelentes con la utilización y manejo de nuevas tecnologías y herramientas dinámicas, buenos gestores de equipo, acostumbrados a trabajar con la fijación y cumplimiento de metas, flexibles en la prestación de las tareas, multidisciplinares y adaptables a las nuevas tendencias, demandantes de formación continua, disruptivos, entusiastas y resilientes.

Así las cosas, superemos juntos esta crisis mundial tal y como hasta ahora toda la sociedad lo está haciendo, dando increíble ejemplo de generosidad, solidaridad, esfuerzo y colaboración. Ahora bien, no dejemos pasar la oportunidad para analizar qué es lo que podríamos hacer en nuestras casas para estar mejor preparados en el futuro, teniendo siempre a nuestros clientes y a sus necesidades en mente.

Y ello, como afirmaba Vegecio, en deseo de la paz.

 

 

 

Catenonblog

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Política Comentarios | Nota Privacidad

Related Posts

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}