Digital Recruiters6 Historias de Recruiters para No Dormir

¡Feliz Halloween! Celebres o no esta fiesta, no vas a poder escapar de esos niños disfrazados del payaso de IT o del Joker pidiendo caramelos y chuches casa por casa. Es el mes del otoño, de las hojas que se caen y también la temporada de películas de terror después de comer. Por eso hemos querido dedicar este post a todos esos Recruiters que alguna vez han tenido alguna historia de “terror” que contar. Hemos...
Catenon World1 año ago115810 min

¡Feliz Halloween! Celebres o no esta fiesta, no vas a poder escapar de esos niños disfrazados del payaso de IT o del Joker pidiendo caramelos y chuches casa por casa. Es el mes del otoño, de las hojas que se caen y también la temporada de películas de terror después de comer. Por eso hemos querido dedicar este post a todos esos Recruiters que alguna vez han tenido alguna historia de “terror” que contar.

Hemos seleccionado algunas de las mejores “historias de terror” para Recruiters de este año, que a lo mejor no garantizan que esta noche puedas dormir tranquilo, pero sí que al menos pases un rato entretenido. ¿Listo? Para proteger la identidad de nuestros narradores y sus protagonistas, todos los mensajes son anónimos. ¡Abróchense los cinturones de seguridad!

 

 

1. ¿Sin zapatos? No hay problema.

“Estábamos en mitad de una entrevista cuando la candidata empezó a sudar. Visiblemente acalorada, le ofrecí un vaso de agua pero lo rechazó. En vez de eso, empezó a quitarse los zapatos y seguidamente los calcetines. Después de ponerlo todo cuidadosamente sobre la mesa, dijo “discúlpame” y continuó como si todo fuera normal. No lo era”.

 

2. Madre no hay más que una.

“Estaba entrevistando a un candidato por teléfono para un puesto relativamente alto como parte del proceso de preselección. Tan pronto como las preguntas se volvían un poco más técnicas, empecé a escuchar a la madre del candidato dándole las respuestas. Inmediatamente le pregunté si la persona que hablaba podría ponerse al teléfono para seguir haciendo la entrevista. Lo interpretó como si no hubiera nadie, cambiando su tono de voz a una más aguda, a lo que respondí que podía oír claramente a su madre en el fondo. El solicitante se puso nervioso y colgó”.

 

3. Nada como tener aficiones.

“De media mis entrevistas duran unos 15 minutos. Un hombre con un perfil prometedor llegó a nuestras oficinas y su entrevista duró 44 minutos. No fue nada bien. A mi segunda pregunta, que fue “¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Algún pasatiempo?” todo se volvió complicado y la pesadilla comenzó. Los 40 minutos que siguieron me pasé escuchando al candidato haciendo horribles imitaciones de celebridades y famosos, así como de personajes que él mismo había inventado. Algunos estaban bien, pero la experiencia fue terrible. Intenté detenerle exactamente 6 veces para reanudar la entrevista antes de rendirme y disfrutar del espectáculo”.

 

4. La seguridad primero. 

“Fue una de mis primeras entrevistas. Definitivamente era una novata. En una de ellas, el candidato estaba visiblemente nervioso, miraba a todas partes y se cogía las manos con frenesí. Le pregunté si estaba bien, y respondió afirmativamente. Pero cada vez que le hacía una pregunta, respondía entre susurros y con una mirada de pánico. Al verlo, volví a preguntar si ocurría algo. Su respuesta fue que podrían estar escuchándonos y que nadie estaba a salvo”.

 

5. Una fuga repentina de gas

“Durante una entrevista telefónica con un candidato todo parece ir muy bien. El candidato se ajusta muy bien técnicamente al perfil que estamos buscando. Sin embargo, al llegar a las preguntas en inglés, todo se volvió raro. Tan pronto como le pregunto si tiene alguna objeción en que hablemos en ese idioma un rato, me dice que no se siente muy bien: “Me temo que tengo unos gases terribles en este momento, así que no podré hablar inglés” y me cuelga. No sabía si reír o llorar”.

 

6. El gato, el mejor amigo del recruiter.

“Normalmente hacemos video entrevistas, es parte de nuestro proceso, y creedme cuando he visto de todo. Una vez, estaba con un candidato haciendo una entrevista. Todo iba bastante bien y el candidato encajaba muy bien el perfil. De repente, veo que, frente a la cámara del candidato, encima de la mesa, pasa un gato negro como si nada. El candidato siguió como si nada, y a mi que me encantan los gatos, lo volví a llamar”.

 

¡No todo es de terror!

A pesar de todo, nos encanta nuestro trabajo y conocer a nuestros candidatos. Tenemos muchas anécdotas divertidas y por eso queremos daros algunos tips. ¡No tengáis miedo! Ante todo, somos humanos, como vosotros.

  • Prepárate la entrevista, pero no demasiado. Sé natural.
  • ¿Por qué quieres este trabajo? ¿Qué te hace el candidato adecuado?
  • Prepara alguna pregunta para el entrevistador.
  • Practicar, una y otra vez.
  • Una entrevista debe ser una conversación, donde ambas partes se responden mutuamente. La interacción es clave, y ser demasiado pasivo puede resultar como falta de interés. Actúa comprometido, ten una actitud activa para estimular el interés de su entrevistador para que termine tan interesado en ti como tú en el trabajo.
  • ¡Piensa en positivo! De lo que sea que hables, conviértelo en algo positivo. No piense en los errores cometidos en el pasado, las experiencias negativas, etc. Si una de las preguntas del entrevistador se refiere a una pregunta negativa a quemarropa, respóndela de una manera que haga pensar al entrevistador que terminó siendo una experiencia positiva.

 

Y tú recruiter, ¿cuál es tu historia?

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Política Comentarios | Nota Privacidad

Related Posts

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ author }}